Nos levantamos sobre las 8.30 de la mañana, la etapa anterior me había encontrado bien y viendo las fotos del primer día me había dado cuenta que estaba perdiendo peso, porque la barriga casi había desaparecido y las piernas y brazos estaban más finos y la cara la tenía más afilada, pero al final y al cabo me encontraba bien de fuerzas y me sentía más recuperado a pesar de la kilometrada del día anterior y haber completado  casi 330 kilómetros desde que salí de Consuegra.

Partimos sobre las 9 y media de la mañana después de desayunar en el hotel, luego tomamos dirección a Nava del Rey, el camino esta etapa es muy llano aunque tiene más repechos y bajadas que la tapa anterior, seguimos avanzando y el siguiente pueblo que nos encontramos es Siete Iglesias de Trabancos en el cuál paramos a hidratarnos y tomar una barrita.

IMG_4105

IMG_4106
Salida de Siete Iglesias de Trabancos

Salimos de Siete Iglesias cuyas indicaciones del camino están perfectamente señalizadas (se nota que cada vez estamos más cerca de Santiago) y llegamos a Castronuño, donde nos encontramos con el río Duero, río que no perderemos de vista hasta llegar a Zamora.

IMG_20150929_131459IMG_20150929_131502

Río Duero entre Castronuño y Villafranca del Duero.

El río duero da riqueza a la agricultura de la rivera por la red de canales que abastecen los campos de cultivo,  nos estamos adentrando en la rivera del Duero y los carteles promocionales del vino de esta denominación de origen se suceden uno detrás de otro, Vino de Toro, Rueda, seguimos pedaleando y al final surge el primer y único contratiempo de la jornada,  después de salir de Villafranca del Duero  había pinchado la rueda delantera, en esta rueda tengo una banda antipinchazos, a pesar de haber “matado” los bordes con cinta aislante para evitar que la banda se coma la cámara, la cinta aislante se había erosionado y la banda ha seccionado la cámara por un punto, cuando quito la banda veo que hay un tornillo cablado en la banda que no la había atravesado y algún pincho sobre la banda, por lo tanto pienso que, al menos que haya visto, me había ahorrado dos pinchazos, así que cambio la cámara por una nueva y prosigo la marcha. Cuando lo estaba cambiando nos encontramos con el cuarto peregrino,  un tipo de más de 60 años con barba blanca de naúfrago que me preguntó que que nos había pasado y le dije que había pinchado pero el tipo sin hacer ademán de ayudarnos prosiguió su marcha, al final conseguimos arreglarlo y continuamos nuestra marcha dirección Toro.

Al final llegamos a Toro por una entrada que va por una calle superempinada, y nada,  a hacer empujing hasta llegar al casco histórico.

Toro es un pueblo muy bonito, está situado en un cerro, con un casCo histórico precioso con sus iglesias, arcos, calles empedradas y unas vistas a la Rivera del Duero muy bonitas, al final preguntamos a un lugareño un restaurante para comer bien y nos indica un restaurante de menú no demasiado barato, pero de muy buena calidad y al ir a este restaurante conocemos al quinto y sexto peregrino, bueno bicigrinos, una pareja de americanos que iban en tándem desde Valencia y querían llegar a Santiago, hablamos un rato y nos dieron su tarjeta con su nombre y el blog que actualizaban, ¡qué nivel Maribel!

IMG_20150929_150134

IMG_20150929_150242.jpg

Terminamos de comer y fuimos a visitar el casco histórico de Toro, que como el de Arévalo no tenía muchos turistas, estaba bastante vacío,  teniendo en cuenta la belleza de la ciudad.

IMG_20150929_150207

 

IMG_4112IMG_4114IMG_4117

Terminamos de visitarlo y partimos dirección Zamora, sin parar a visitar ninguno de los pueblos,  pero disfrutando del paisaje, paisaje de rivera del Duero con muchos árboles y mucha vegetación.

Partimos hacia Villalazán no sin antes cruzar el Duero por 2 puentes para luego ir a Villaralbo, pueblo antes de llegar a Zamora.

Al final llegamos  a Zamora sobre las 5 de la tarde, y me sorprendió el estilo románico de sus iglesias y demás edificios, hoy me apetecía dormir en hotel, así que tiramos de booking y encontramos uno relativamente barato donde pudimos dormir,  pero que no tenía parking de bicis, así que la recepcionista nos propuso que las subiésemos a la habitación a lo que accedimos, luego nos aseamos, fuimos a dar un paseo por Zamora y me encontré con otros dos peregrinos  que iban en bicicleta pero que en Zamora no hablamos con ellos.

Cenamos, y dimos una vuelta ya de noche y pudimos ver la belleza de su patrimonio monumental y de sus vistas al río Duero con su puente romano.

IMG_4119IMG_4121IMG_4125IMG_4134IMG_4137IMG_4139IMG_4140IMG_4142

El camino de Levante termina en Zamora, así que puedo decir que he terminado el camino de Levante desde Consuegra, el siguiente camino que vamos a tomar es la Vía de la Plata.

Anuncios