IMG_5898El camino de Santiago desde Consuegra no fue un punto y final de las rutas en bici, disfruté tanto la aventura que me picó el gusanillo de realizar una parte del Camino Santiago por excelencia, “el Camino Francés”, cómo disponíamos de 3 días y el día de vuelta decidimos comenzarlo en Ponferrada a unos 220 Km de Santiago de Compostela. Ponferrada es la denominada capital de la comarca del Bierzo y es un lugar de gran belleza monumental con su Castillo de los Templarios que destaca por su buen estado de conservación, lugar que merece la pena visitar.

Montamos las bicis el día anterior y nos desplazamos en bus hasta Ponferrada, allí habíamos reservado un hotel y procederíamos a empezar el camino francés la mañana siguiente.

Así que hicimos noche, nos levantamos, vimos que el día estaba totalmente despejado y después de desayunar, preparamos las bicis y orientándonos con nuestro GPS buscamos las flechas amarillas.

En esta aventura me acompaña mi escudero y amigo Paco Novi, compañero de fatigas de este camino Francés, así que empezamos a dar pedales siguiendo las flechas amarillas.

Este camino está mucho más frecuentado que el de Levante, el Sanabrés o incluso la vía de la Plata, no está masificado pero hay muchos peregrinos caminando o en bici, cada uno con su historia detrás que le motiva hacerlo, pero en definitiva se respira el ambiente del camino de Santiago en su plenitud por la cantidad de peregrinos que lo realizan.

IMG_5897

Partimos de Ponferrada dirección Villafranca del Bierzo en un camino bastante llano con algún repecho y atravesando campos de labranza,  terrenos de verdes viñedos y pueblos pequeños, como Columbianos, Camponaraya y Cacabelos,  así que pedalada a pedalada al final llegamos a Villafranca del Bierzo y podemos disfrutar su belleza patrimonial y artística, lo primero que nos encontramos es su Iglesia de Santiago con su conocido “Arco del Perdón” donde los peregrinos imposibilitados o enfermos podían obtener el Jubileo  y el Palacio de los Marqueses de Villafranca, tomamos algunas fotos y proseguimos la marcha por una carretera con poca circulación con la que vamos subiendo el puerto de O Cebreiro, el próximo pueblo que nos encontraríamos sería Trabadelo donde tomaríamos un piscolabis y seguimos encarando la subida a O Cebreiro pasando por Vega de Valcarce y las Herrerías, hasta esto pueblo la subida ha sido muy suave pero a partir de las Herrerías la pendiente se vuelve más complicada y pudimos entender el porqué la sufrida a O Cebreiro es tan dura.

IMG_5901

IMG_6434

Hasta La Laguna tomamos un camino asfaltado  prácticamente sin tráfico apta para ciclistas, pero muy muy dura, la subida más dura hasta este momento, en La Laguna paramos a comer algo, hidratarnos y coger fuerzas para seguir encarando la subida a O Cebreiro pero ahora por el camino original, antes de coronarlo ya habíamos pasado la frontera de Galicia, concrétamente la provincia de Lugo, y por fin después de todo el megaesfuerzo realizado llegamos a O Cebreiro donde paramos a comer  un jugoso menú del día, no sé si por la calidad o por el esfuerzo, pero nos supo a gloria. Necesitamos coger fuerzas porque nuestro destino era Fonfría y todavía nos quedaban bastantes kilómetros y el Alto de San Roque y el Alto de  Poio q culminar, así que empezamos a dar pedales en una bajada vertiginosa desde O Cebreiro para luego subir hasta el Alto de San Roque. Allí está la estatua en honor a los peregrinos,  paramos a hacernos unas fotos en la estatua del Peregrino, luego encararíamos otra pequeña bajada y otra subida hasta el Alto de Poio, como ya era un poco tarde, nos apresuramos dando pedales para llegar a Fonfría, principalmente por una carretera que no tenía circulación y al final después del esfuerzo faraónico llegamos al Albergue.

 

IMG_5905IMG_5906IMG_5907

Como Fonfría es un pueblo con no demasiados servicios nos acercamos, ya en taxi eso sí, a Triacastela el pueblo más cercano con servicios donde pudimos cenar y ver el partido del Madrid, pero no rondamos mucho porque el día había sido duro y mañana nos esperaba la dura orografía gallega de caminos rompepiernas y sus temidas “corredoiras”.

Anuncios